Los Fotolog

<La nueva secta de internet>

Seguramente esta sea la manera más sencilla de ganar la enemistad de un alto porcentaje de interneteros, pero después de un par de días comiéndome el gusanillo no me he podido resistir a la tentación de compartir estas teorías con el resto del mundo ajeno a fotolog (y con el no ajeno también).

Todo empezó hace unos días, cuando me dispuse a completar mi rutinaria ronda de visitas a mis blogs/flogs favoritos. Algo interesante por aquí, nada nuevo por acá, dejo un comentario allí… STOP… no recordaba que a los flogeros (o como yo los llamo, flojos) no se les puede comentar las entradas… que fastidio porque tendría mucho que aportar a la discusión, y además seguro que le hace ilusión al autor… …

Comienzan las dudas… ¿me registro pa poder dejar comentarios?… … … mmmm… … … … pero que estoy diciendo, ¡NO!.

Sin duda eso es lo que quieren los administradores… Te pasas por el fotolog de algún amigo, ves a toda esa gente comentándose sus fotos entre si, y ¡tachan!… te sientes desplazado.

Al final te registras para dejar un par de comentarios, y acabas inaugurando tu propio fotolog… Total, es tan fácil: Eliges un nombre (parte más complicada del proceso) , un color, un lugar de residencia (real, o inventado, o algún gastadísimo juego de palabras)… y pasas directamente al proceso de creación de tu primera entrada, en la que ni siquiera tienes que preocuparte de escribir algo interesante (total, el 80% solo va a mirar las fotos). Ahora solo queda sembrar un par de miles de comentarios en otros tantos flogs, con la esperanza de que al menos un 10% te añadan a sus favoritos… Y no olvides mantenerlo actualizado para que aparezca en las posiciones más altas de tus amigos.

Pobrecitos los blogueros que tardan tanto tiempo en crearse su rinconcito (véase la primera entrada de este humilde blog). Si hasta les ponen automáticamente el botoncito de los “feed RSS” (con lo que me costó a mí el otro día ponerlo, encontrar su sitio, cambiar un par de veces la imagen…), además de una utilísima herramienta de spam con la que mandar tu foto del día por email a los pobre diablos que no tienen su flog… y de paso propagar la omnipotente palabra del dios Flog.

A lo mejor los próximos días destrozo todos los records de visitas y comentarios, aunque sean criticas y amenazas de los numerosos adeptos del dios Flog (me ha gustado la expresión… tiene carácter).

Y para terminar pido disculpas a los que se sientan ofendidos, al fin y al cabo hacemos lo mismo, solo que los blogueros somos más originales, más libres, más personales… eso y que todo el mundo puede dejarnos su comentario.

<Nunca me sentí atraído por esto de las sectas…>