Cine


<A veces quiero ser como el viento que no deja huella… que solo es viento>

Seguramente es una más de esas infinitas rarezas que conforman la complejidad de un servidor, pero tengo la mala costumbre de asociar frases de peliculas y canciones (y canciones enteras) a sentimientos, sensaciones, pensamientos, y momentos de mi vida.

Hace ya bastante tiempo me marcó profundamente esta frase de “La Casa de las Dagas Voladoras” (me gusta el cine chino ¿pasa algo?)… <<El viento que sopla no deja huella, solo es viento… ¿entiendes ahora por qué me hago llamar Viento?>>… y en ocasiones (más de las que me gustaría confesar) me la he apropiado para definir y describir mi estado de ánimo.

Hace algo de tiempo que, a ratos, me siento así… y no se va facilmente.

Estoy en uno de esos momentos en los que la vida se vuelve rara y casi todo el tiempo no entiendes nada… Dos meses esperando a reincorporarme al trabajo y pagando piso y gastos en otra ciudad, para encontrarte más tirao que una colilla a la que no le queda ni el filtro… Volver a casa de mi padre y su pareja (hecho que complica por mil una vuelta a casa de tus padres en plural) y dormir en el sofa y no saber donde meterte a veces (o casi siempre)… Una relación que casi todos los días trae sonrisas y felicidad a mi vida, pero llena de problemas e incógnitas y mucho “quiero y no puedo” (y los días que no trae sonrisas son los peores)…

Si juntamos a eso los bolsillos vacios, y que todo es gasto, gasto, y más gasto (la puta madre de Rajoy y de todos esos inconscientes que lo votaron)… pues es normal que quiera ser Viento… el viento que sopla y no deja huella, y que vaga por doquier.

Pero por muchas vueltas que le dé nunca termino de atreverme a ser Viento… y de verdad que lo intento pero me falta valor. Supongo que me pasa porque por mucho que pase siempre guardo esperanza de que todo vaya a mejor, y que deje de querer ser viento para convertirme en una roca inamovible en tu regazo.

Pero bueno… como dice Nedd Stark “En este mundo solo hay una cosa segura: el invierno. Puede que nos maten, sí, pero ¿y si vencemos?”

<Habrá que intentarlo, y si no siempre hay tiempo de convertirse en viento…>

Anuncios

<“La Fuerza es lo que le da al Jedi su poder,
es un campo de energía creado por todas las cosas vivientes,
nos rodea, penetra en nosotros y mantiene unida a la galaxia.”>

¿Qué es la Fuerza?… poderes, magias y trucos jedi aparte, la Fuerza y todo lo que la rodea es una forma de vida… una filosofía… y a la vez representa la eterna confrontación entre el bien y el mal, el Lado Luminoso y el Lado Oscuro.

La Fuerza es un concepto abstracto, una esencia de las cosas más cercano al eter de los filosofos de la antigüedad que a cualquier forma o deidad moderna. La Fuerza nos conecta a todos, seres vivos e inertes, late dentro de nosotros, su eco resuena tanto en el núcleo de nuestro planeta, como en la superficie, como en el espacio profundo.

Aunque el concepto nazca de un universo ficticio de mano del tito George Lucas, los caminos de la fuerza rebosan sabiduría:

“No. No lo intentes. Hazlo, o no lo hagas, pero no lo intentes.

“La guerra no le hace a uno grandioso”

“El tamaño no importa. Mírame a mí. Me juzgas por mi tamaño, ¿eh? Y no deberías, porque mi aliada es la fuerza, y una poderosa aliada es… La vida la crea, la hace crecer, nos penetra y nos rodea… ¡Seres luminosos somos! ¡No esta cruda materia!”

“Yo… No puedo creerlo… Ya. Por eso has fallado.”

“Miedo, ira, agresividad, el lado oscuro ellos son. Si algún día rigen tu vida, para siempre tu destino dominarán”.

Y como en toda filosofía, la Fuerza también dispone de un código ético, enfrentado por sus extremos… El Lado Luminoso y el Lado Oscuro… los Jedi y los Sith.

¿Cuál de las dos interpretaciones de la Fuerza es la correcta?… El Lado Oscuro se basa en las emociones, dejarse llevar por ellas y guiarse más por el instinto y las ansias que por la razón y la moderación. El Lado Luminoso se enfrenta desde el polo opuesto, la ausencia de emociones, de lazos afectivos, la moderación pura… cosa que para un ser humano (por muy jedi que sea) me parece imposible.

El jedi ayuda al necesitado y al débil… el sith se aprovexa de él y lo apalea, y si no es capaz de levantarse no merece seguir existiendo. El cámino del sith es cruel e injusto, pero el jedi crea dependencias en el que ayuda, y le impide madurar afrontando solo sus problemas.

Quizá el cámino correcto no sea ninguno de los dos… pero como somos irremediablemente incapaces de alcanzar el equilibrio, ambos cáminos son necesarios. La eterna lucha entre el bien y el mal… necesaria porque el bien absoluto o el mal absoluto romperían el inestable equilibrio que conforman.

Y antes de que mandeis un pelotón de droides médicos dispuestos a internarme en un hospital psquiátrico pongo punto final… y os dejo con un video que representa la caida de un jedi… una caida que, como decía la profecía, llevó el equilibrio a la Fuerza (aunque no como muchos esperaban).

< Que la Fuerza os acompañe… siempre >

Especial Elecciones

<El pueblo no debería temer a los gobernantes
sino los gobernantes al pueblo>

Buenas noches Andalucía y resto de España… es hora de que tengamos una pequeña charla. ¿Están comodamente sentados?… entonces empezaré.

Imagino que se pregunta por qué le he convocado esta noche.

Verá, ultimamente no estoy del todo satisfecho con su trabajo… me temo que su empleo peligra, y… bueno, estamos considerando prescindir de usted.

Sí, lo sé, lo sé. Hace ya mucho tiempo que está en la Compañía. Casi… a ver, ¡casi diez mil años!. Caramba, ¡ como pasa el tiempo!.

Y parece que fue ayer… Recuerdo el día que comenzó en su empleo, cuando bajó de los árboles, inocente y nervioso, agarrando un hueso con su puño peludo… “¿Por donde empiezo, señor?”, preguntó con tristeza.

Recuerdo mis palabras con exactitud: “Ahí tiene una pila de huevos de dinosaurio, joven”, dije con una sonrisa paternal. “Chúpelos”.

Bien, hemos recorrido un largo camino desde entonces, ¿verdad?. Sí, sí, tiene razón, en este tiempo no ha faltado ni un día. Bien hecho, mi bueno y fiel criado.

Por favor, no piense que he olvidado su notable hoja de servicios, o las inestimables contribuciones que ha hecho a la compañía… El fuego, la rueda, la agricultura… una lista impresionante, veterano. Una lista impresionante de verdad… no me malinterprete.

Aunque… Si he de ser sincero, también hemos tenido problemas. No podemos olvidarlo.

Lo he pensado mucho y… ¿sabe de dónde viene el problema?… de su innata falta de voluntad para adaptarse a la empresa. No parece querer enfrentarse a ninguna responsabilidad, ni ser su propio jefe.

Dios sabe que ha tenido usted muchas oportunidades. Le hemos ofrecido ascensos una y otra vez, y los ha rechazado siempre. “No sabría hacerlo señor”, mentía. “Sé cual es mi sitio”.

Para ser sinceros, no se ha esforzado lo suficiente, ¿no?. Ya ve, ha estado quieto demasiado tiempo, y es algo que se empieza a reflejar en su trabajo…

Hemos tenido a un montón de malversadores, impostores, mentirosos y lunáticos que han tomado decisiones catastróficas… es la pura verdad.

¿Y quien los ha elegido?

¡Fue usted quien designó a esa gente! ¡Fue usted el que les dió el poder de tomar decisiones por usted!.

Debo admitir que todos podemos equivocarnos alguna vez, pero cometer los mismos errores letales siglo tras siglo me parece intencionado. Ha apoyado a unos incompetentes maliciosos que han llevado el caos a su vida laboral. Ha aceptado sin rechistar sus órdenes absurdas. Les ha permitido llenar su espacio de maquinas nuevas y peligrosas. Pudo haberlos detenido.

Solo tenía que decir “NO”. NO tiene empuje. NO tiene orgullo. Ya NO tiene valor para la compañía.

Aún así seré generoso… Le proporcionaré un tiempo para que pueda demostrar alguna mejora en su trabajo.

Si al final de este periodo sigue sin intentarlo… LE DESPEDIRÉ.

<Así que no te quedes en casa y pronunciaté…
apoyes a quien apoyes… incluso si no apoyas a nadie>

#Si no has visto “V de Vendetta” no recomendamos el visionado del siguiente video#

Alta Fidelidad

<El problema de las listas es que hay que actualizarlas constantemente>


Hace ya tiempo que ví por primera vez Alta Fidelidad (o High Fidelity para el que lo prefiera), y desde esa primera vez me llamó mucho la atención la obsesión que tenía el protagonista, interpretado fantásticamente por John Kusack, por hacer listas de sus 5 favoritos en casi todas las categorías de su vida (aunque las listas más importantes eran sobre mujeres, que aunque nos pese ocupan un gran lugar en el centro de nuestras mentes).

Pues lo cierto es que desde entonces he sentido el impulso de escribir yo mismo algunas de esas listas, aunque hasta ahora no le encontré el sentido a hacerlo… la verdad es que ¿para qué escribir mil y una listas de mis cinco favoritos y guardarlas en un cajón?… seguramente en unos años las encontraría y seguro que echaba unas risas, pero… no, no era motivo suficiente.

Ahora puedo elaborar algunas de esas listas y compartirlas, hacerlas objeto de debate y discusiones, despertar las simpatía de algunos y odio de otros. Así que me he animado (hasta he creado una nueva categoría) y de vez en cuando dedicaré algún que otro huequecillo a “Mis cinco XXXX favoritos/as“.

Y ahora… bueno… mi intención era estrenarme con una primera lista… pero la verdad es que hay mucho donde elegir. Así que he pensado dejar mi primera lista (que redactaré en un futuro cercano) en manos de mis amados lectores.

Os doy algunas opciones y espero que en vuestros comentarios voteis (en plan Gran Hermano y Operación Triunfo… puaaaaj) la que pronto será mi primera lista de cinco:

· Mis cinco ciudades favoritas

· Mis cinco bellezas (me refiero a mujeres) favoritas

· Mis cinco baladas (musicalmente hablando) favoritas

· Mis cinco peliculas de ficción favoritas

· Mis cinco personajes de comic favoritos

< Y si no tiene mucho exito la votación descubriré que no interesa…>

Indiana Jones

<Indy… eres mi héroe>

 

Indiana Jones… un personaje que marcó a una generación, intrépido, audaz, atrevido, temerario… y a veces un patoso con suerte. ¿Qué niño nacido entre 1975 y 1985 no se ha acercado alguna vez en su infancia a su madre con una sonrisa en los labios diciendo “de mayor quiero ser arqueólogo”?.

Yo me confieso cuplable… e incluso llegué a plantearmelo seriamente a la hora de elegir carrera. Al final (y con esfuerzo) descubrí que nuestro Indy no es más que un fantástico personaje de ficción de la gran pantalla… y acabé estudiando y trabajando para el maravilloso mundo del cine. Supongo que en algún momento imaginé que era más facil ser mis personajes favoritos si podía participar en su curioso proceso de creación y producción. Donde me lleve es otra historia (de la que no vamos a hablar ahora)…

Y también sé de gente que lo ha llevado a cabo… han acabado convirtiendose en verdaderos arqueólogos. Confesad que aunque os gusta la historia, os gusta la investigación teórica y de campo… en el fondo lo único importante es que queríais es ser como Indiana Jones.

Parece que fue ayer mismo cuando en compañía de mi amigo Sergio, mi hermano, y custodiados por mi tia Mari, fuímos al Cine Avenida a ver lo que fue en su momento un final de saga (Indiana Jones and the Last Crusade, 1989). Ya había visto las otras dos, pero esta fue la primera que pude ver en el cine (al fin y al cabo era un pipiolo de 8 añicos)… y recuerdo perfectamente lo que sentí al salir… emoción, curiosidad, ganas de viajar… el virus Indiana me había infectado.

Pues tras interminables años de secretos a voces, otras verdades más secretas, y promesas que parecían no cumplirse, aquí está de nuevo nuestro Indy (un poco más vejete pero es él). El 22 de Mayo nos vemos en el estreno.

<Ahora sube el volumen de tus altavoces y disfruta del teaser>