The End

<Ya ha comenzado la cuenta atrás se acabará…>

Quedan horas para cerrar el año y abrir el próximo… y como todos los años este último día es tradición hacer evaluación de todo lo que ha pasado en los últimos 364 días.
De comparar nuestras vidas aquel pasado 1 de Enero con las de este 31 de Diciembre… de tachar de la lista esos propósitos de año nuevo cumplidos, subrayar los no cumplidos, y añadir a lápiz unos cuantos para el año que viene.

Digamos que ha sido un año “completito” con miles de cosas buenas y millares de cosas malas… un año que, a ratos y en algunos aspectos, ha navegado un poco a la deriva.
Un año de viajes y escapadas, un año muy musical y repleto de conciertos (cosa que espero repetir en el próximo), un año de sorpresas (algunas buenas y otras no tanto), un año en el que gente muy especial se coló en mi vida para quedarse, y alguna que otra que tal y como entró salió huyendo (aunque dejara una huella imposible de borrar), un año de visitas desde el mediterráneo y desde islas perdidas en el lejano atlántico, de proyectos inacabados y en el aire para el próximo, de algunas promesas cumplidas y otras que nunca lo harán, de amores (y desamores) fugaces, de risas y también de lagrimas…

Lo cierto es que no puedo quejarme del todo (aunque es mi naturaleza hacerlo)… y recapitulando ha sido un año bastante apasionante y que puede servir como base para construir el próximo.

Quedan muchas cosas en el tintero (y es que siempre me falta tiempo), pero llegó la hora de despedirse… así que

ADIÓS 2014
HOLA 2015

< Plácidos, ingrávidos, tan esplendidos, tan románticos… tan rápidos,
tan fáciles, tan intrépidos, tan imbéciles… que se marcharan>