PokerLove

<Sigo oyendo hablar de magia y efectos especiales…>

 Son muchos años ya en el juego… son muchas experiencias… alguna que otra inolvidable y que te hace tocar las nubes mientras das volteretas en el aire… otras cuantas intensas y bonitas, de las que te hacen sentir cosquillitas… incontables superficiales y vanales que ni merecen ser nombradas individualmente… y más de un desastre natural condenado al fracaso desde el inicio (aunque eso yo no podía saberlo).
Muchas experiencias… todas con principio y fin (algún final más feliz que otro y otros más trágicos, pero finales al fin y al cabo).

La cuestión es que en todos estos años de juego he reflexionado sobre esto y aquello, sacando conclusiones (que no diga que sean concluyentes), y aprendiendo de experiencias… y hoy me ha dado por recopilar algunas de ellas y compartirlas en este rinconcito íntimo que tengo en la red.
No pido que las comprendáis, ni que estéis de acuerdo o en contra… el que quiera reflexione, el que no que se eche unas risas, y quien se de por aludido que se meta en agua.

Ahí van:

1. El mundo de las relaciones en general se desmorona. Cada vez se estilan más las superficialidades, las estrategias de seducción, los códigos de conducta para llegar al objetivo marcado (a veces ese objetivo es un polvo, otras “enganchar” al primer candidato a pareja que se ponga a tiro), la selección y el descarte a la ligera (sin molestarse en profundizar).
Hoy en día es tan sencillo poner en práctica el “a otra cosa mariposa”y el “polvo fácil”… que a las primeras de cambio salimos corriendo en busca de “algo mejor”.

2. Cada vez más a menudo nos olvidamos que, en cualquier tipo de relación, somos personas. No siempre se pueden hacer las cosas bien, pero al menos podríamos ser elegantes e intentarlo.
Y lo peor es que, habitualmente, nos quejamos cuando nos tratan mal a nosotros mismos, sin acordarnos de cuando nosotros mismos hacemos las cosas mal.

3. Hace años tengo la teoría (infinitas veces probada y experimentada) de que las chicas solteras mayores de 27-28 años tienen altísimas probabilidades de tener algún problema pasado no cicatrizado o “tara emocional” que, en algún momento (normalmente el menos adecuado), sale a la luz y lo estropea todo.
Queridas y estimadas señoritas, sentimos mucho que no os haya ido bien en el pasado (a nosotros tampoco nos han ido tirando petalitos de rosa a nuestro paso) pero no tenemos la culpa de lo que os haya pasado en el lapso de vida en el que nosotros no estábamos.

4. Las redes sociales de “contactos” son en el 99% de los casos y situaciones una mierda. Hay excepciones, pero nunca olvidemos que lo importante está y siempre estará en las distancias cortas.

5. No descarto que, como soltero mayor de 30 años, venga yo mismo con alguna tara de la que no soy consciente (se aceptan criticas constructivas).
Tengo mis cosas (como todo el mundo), pero siempre he sido inquieto y a ratos complicado… y siempre trato de comportarme con naturalidad a la hora de no dejarme condicionar por las experiencias pasadas. Dejo que lo bueno entre con alegría y frescura, y en mi condición piratil siempre trato de comportarme como un caballero (aunque no siempre se consigue, eso también es cierto).
Ante todo me gusta pensar que soy diferente. Y eso sí… cada día que pasa me vuelvo un poquito más exigente (en todos los aspectos de mi vida y este no iba a ser menos).

——

Y dicho esto que más queda… pues seguir jugando, acertando, equivocándose… y sobre todo, a seguir siendo yo mismo.

<Solo somos animales… que tienen miedo de no ser capaces de controlar>