<Estoooooooo… que no he muerto ¿vale?>

Un año + diez meses + 18 días = aproximadamente al tiempo que he estado ausente en este blog.
Quizas no demasiado, quizas bastante, o quizas una eternidad, en la que merecidamente habré perdido la atención de aquellos pobres locos que en su día me siguieran. Espero que no sea tarde para rescatar a algunos de ellos e incluso ganarme nuevos adeptos.

¿Qué ha pasado en mi vida para llegar a estos extremos de abandono bloguero?… no merece la pena buscar excusas… no puedo mentirme a mi mismo ni a mis manos, que a fin de cuentas son las que teclean incesantes en estos momentos. El motivo de mi repentina desaparición no es más que… una mujer.

No fue ella precisamente la culpable directa de ello… simplemente cuando te embarcas en una relación cambian cosas en tu forma de pensar, en la manera en la que inviertes el tiempo libre, y sobre todas las cosas… sientes menos intensa esa necesidad de expresarte en un espacio abstracto como es este pequeño rincón formado en su más profunda esencia por ceros y unos.

Me hubiese gustado despedirme… pero así son las cosas y de momento y con un sonoro ¡pufff! acompañado de unas cantidades de humo poco despreciables se desaparece. Sin hacer ruido y casi de puntillas… de forma totalmente contraria a los retornos, en los que se pretende (al menos se pretende) hacer todo el ruido posible.

Así que aqui estoy… con una relación sentimental (quizás la más intensa que he vivido hasta ahora) fallida más a mis espaldas… muy cambiado aunque con la misma esencia. Una carcasa bastante parecida (¿os he dicho alguna vez lo bien que me tratan los años? xD), aunque quiero pensar que con un par de puntos más de madurez, y manteniendo una pizquita de esa infantilidad y esencia del soñador que me caracteriza (aun quiero montar sobre un dragón y quemarlo todo y a todos, muahaha).

Asi que, ruptura superada (hace un tiempo ya) y con grandes cambios en mi vida (de ciudad, de gente, de trabajo, de motivaciones…) aqui estoy para satisfacer mi tremenda inquietud de expresarme… y que el que quiera me aplauda, abuchee, defienda o critique.

<… bienvenidos de nuevo a mi midnight show>

Anuncios