<Tengo un corazón, que se desnuda y se acurruca en su caparazón…>

Puede ser una virtud o un defecto… depende del momento, de la situación… a veces me hace ser injusto y equivocarme, y otras me salva de hacer el ridiculo… pero lo cierto es que forma parte de mi caracter, de mi forma de ser… soy extremadamente alérgico al rechazo.

Todo el mundo se siente dolido, ofendido, humillado frente a un rechazo, pero es que yo siento como se me llena el cuerpo de ronchas invisibles por dentro y me pica el alma. Se podría decir que soy de las pocas personas que nunca ha vuelto ni ha hecho nada por volver con una ex… y ni siquiera he repetido con un antiguo lio despues de que se acabara (aunque supongo que algun dia me podría permitir alguna excepción que confirme la regla).

Hoy martes… con resaca de lunes noche solitaria a chupitos delante de la pantalla del ordenador, digo… si quieres llamar mi atención no pases de mi pensando que así me vas a enganchar más… si me dices que no quieres verme no esperes que te llore yo lo contrario (aunque me muera de ganas)… y sobre todo, no me “intentes” dar celos (no soy celoso pero el intento en si ya me provoca repelús). Esas cosas no funcionan conmigo… y yo me conozco bien.

“No es por ti, es por mi”, “no es buen momento”, “mejor tomarnoslo con calma”, “no quiero nada en este momento”… vamos a dejarnos de tonterias que ya somos mayorcitos… las cosas claras y el chocolate espeso.

<… y me tiende la mano y me grita ¡marrano! no vuelvas a hacer lo que yo>