<Recognise your beauty is not just a mask…>

Amor, sexo… dos pares de ojos hipnotizados, dos cuerpos enlazados, labios unidos en un solo y perfecto elemento… y a la vez dudas, mareos emocionales, vueltas y más vueltas… un juego.

El amor es como una partida de poker de dos jugadores (a veces más… a veces ocultos… a veces no saben ni que esten jugando). Cara a cara y las fichas sobre el tapete, las cartas en la mano bien guardaditas y los ojos fijos en el otro para tratar de reconocer sus intenciones.

Hay partidas cortas y partidas más largas, faroles, algunos que pasan una mano a ver si hay más suerte la siguiente, tramposos con ases en la manga (¿quien no los ha tenido alguna vez?), gente que se retira antes de perderlo todo, y algunos que se van sin siquiera lo puesto. El poker, y el amor, es un constante mareo de estrategias, de emociones. Normalmente uno gana y el otro pierde… o los dos pierden y gana la banca (que en el poker no hay, ya sabeis a que me refiero).

Yo prefiero el poker descubierto, sin ases en la manga, sin faroles y sin trampas… yo te enseño mis cartas y tú a mi las tuyas… te regalo el as de picas que tengo dentro de mi pecho y te convierto en mi reina de corazones. Después nos subimos en el tapete y lo hacemos sobre las fichas que no las quiero.

… …

<I’ll make you feel PURE…>