<… y la sangre alterada es la favorita de los mosquitos>

Definitiva y repentinamente llegó la primavera… la estación del calorcito, el solecito, los campos verdes, las flores, la vuelta a la playa, la revolución hormonal…

… y también de los mosquitos del tamaño de dragones, la golondrinas empeñadas en establecer su nido en el sitio más incómodo, las lluvias repentinas, el sofocante bochorno bajo un cielo encapotado, las mañanas de nariz atascada y dolor de cabeza, salir de manga corta y que haga frio, salir abrigado y que haga calorm sacar las gafas de sol y encontrarse un día nublado u olvidarlas y que el sol te ciegue.

Es una estación de cambio, de transición, ni verano ni invierno (a veces uno y a veces el otro)… la estación más loca de todo el calendario. Así que mosquiteras abajo, gafas de sol en el bolsillo junto a la palestina (nunca se sabe), y ya veremos que se traen entre manos las hormonas rebeladas.

<Spring of butterflies & hurricanes>