<Y tras meses de silencio vuelve a escucharse la voz del montaraz…>

Un retorno improvisado e inesperado, igual que la partida y abandono del blog por parte del que escribe. El silencio se cernía sobre este humilde rincón desde agosto del pasado año… aunque sorprendentemente el sitio seguía recibiendo visitas. La curiosidad y la inspiración vuelven a mí, y con ellas las ganas de compartir las divagaciones y pensamientos (abstractos o no) que me brincan eléctricos entre neurona y neurona.

Como el fenix que renace de sus cenizas (de ahí la imagen que decora esta entrada), vuelve la vida a está página. Espero poder re-enganchar a mis antiguos seguidores, e incluso conseguir la atención de alguno que otro nuevo. Quiza no me los merezco todavía, pero vuestros comentarios me ayudaran a retomar el trabajo con más ánimo y alegria.

Un saludo a todos… disculpas a los que me echaban de menos, y gracias a los que vuelven conmigo. Nos vemos en el cyberespacio.

<… y el blog renace de sus propias cenizas>