Rivendel

<Nauthanen i ned ol reniannen…>

Si en estos momentos mirara atrás, en lo concerniente a lo sentimental/sexual, me encontraría con que llevo ya más de un año y medio de soltería… increible. Lo cierto es que tras una relación larga (y tanto) son cosas que sientan muy muy muy bien.

Año y medio navegando entre diferentes estados mentales (en lo referente a estos temas) Y diferentes necesidades… la fase del “cínico sexual”, la fase de “no creer en el amor” (en la que paradojicamente fue en la que llegó el único medio verdadero), la fase del “nostalgico de relación”, la fase del “no quiero saber nada más de mujeres”… y vuelta a empezar. La verdá es que analizandolo en estos momentos resulta divertido todo lo vivido (y la verdad es que mucho no me puedo quejar).

Aún sigo disfrutando de mi soltería (y bien que la disfruto)… pero cada vez estoy más seguro de que en estos momentos necesito en mi vida encontrar a una Arwen que me de un poco de eso que solo ellas pueden dar a un montaraz.

Soy consciente de que una Arwen en mi vida podría traer problemas (no soy nuevo en esto de las relaciones)… que el amor puede llenar nuestras vidas de lo mejor y de lo peor… celos, reducción de independencia, compromisos no deseados, necesidad de máxima atención. En definitiva, que es bien facil escuchar de esa misma persona un “te quiero” y minutos después un “te odio” (aunque el primero sea más sincero que el segundo).

Lo cierto es que lo acepto… manteniendo algunas de mis reglas pero dispuesto a negociar.

Tampoco es que quiera otra relación de más de media década (a no ser que sea mi Arwen definitiva)… pero al menos dejar aparcado a un lado tanto tonteo, juego de seducción, miradas y sonrisas… que desembocan en una o unas noches llenas de agradable pasión y nada más. Solo quiero jugar un poco a querer durante un tiempo… y quizá la cosa siga adelante o vuelva a cualquiera de mis otras fases de soltería… nadie puede saberlo.

<… que yo soy todo lo que piden las princesas que yo quiero>