guillotina

<… y rodaran cabezas>

Lo cierto es que no suelo ser una persona que planifique demasiado sus acciones, no suelo intrigar y planificar venganzas maquiavélicas y perfectas… soy más de desenvainar y atravesar corazones en caliente, en el momento, desplegando mi furia (que suele desvanecerse conforme pasa el tiempo). Pero lo cierto es que también se jugar a ese juego cuando la situación se tercia en esa dirección.

Normalmente suelo ser sincero en cuestiones de opinión (cosa que a veces se vuelve en mi contra), suelto las cosas tal y como se encuentran en mi cabeza (si es que encuentro las palabras), y si alguien me es “non grato”, seguro que lo sabe.

Pero lo cierto es que dentro de la fauna humana común lo normal es encontrarse con otros tipos de formas de actuar… el ser humano es intrigante por naturaleza, tiende a envalentonarse a espaldas del rival, ladra mucho y muerde poco.

No es una amenaza, es un aviso… si alguien va a por mi que esté seguro de que quiere golpear con el guante o desenvainar… porque cuando mi acero sale, no vuelve a enfundarse hasta estar satisfecho… cruzaremos metales, solo queda batirse.

Duelo

<¡Solo queda batirse!>