circo

<This life is a circus…>

En muchas ocasiones comparamos la vida con objetos, lugares o conceptos con intención de comprenderla mejor… “la vida es como una caja de bombones” (como decía la mamá de Forrest Gump), “la vida es sueño” (como reza esta blog), “la vida son dos días y tres cafés” (como dice una canción de Pereza)… y seguro que casi todos hemos pensado alguna vez que esta vida que nos toca vivir es como un gran circo.

Pues bien… yo estoy practicamente seguro de que vivo en un circo, con muchos espectadores y una sola persona cubriendo todas y cada una de las actuaciones… “Señoras y señores, con todos ustedes… YO”. En muchas ocasiones recibimos alguna colaboración de algun artista invitado (otras veces no invitado), participa alguien (¿al azar?) del público, o contamos con la inestimable presencia de alguna estrella que casualmente aparece por allí.

He sido un presentador usando su maravillosa habilidad oradora, el dómador que como número final mete la cabeza en la boca de un león, el payaso patoso que se va tropezando con todos los obstaculos de la pista, el payaso triste del que todos se rien aunque está bien claro que está triste, el trapecista sin red que se juega la vida saltando de una barra a otra arriesgandolo todo en sus movimientos, una extensa variedad de animales (elefante, mono, cebra… y hasta el famoso ligre mitad león y mitad tigre), el equilibrista que hace malabares con cuchillos de cocina mientras se tambalea sobre una gigantesca e inestable pelota (que de situaciones como estas, insostenibles pero aún así llevadas a cabo con exito o no). El problema es que muchas veces no estas seguro de que papel estas interpretando, y peor aún es pensar que estas interpretando uno cuando en realidad es otro muy diferente (como un payaso metiendo la cabeza en la boca de un león).

Como decían en un interesantísima pelicula de género músical “bailamos en un circo de tres pistas”… todos miran en sus asientos atentamente lo que haces y solo tú (y a veces ni eso) conoces el guión. Solo queda ensayar el show (aunque más de una vez se improvisa) y salir a comerse al público. Si aplauden, bien… si se rien, bien dependiendo de si es de tí o contigo… si abuchean, que se vayan a otro circo (por no mentar otro más conocido lugar)… si se quedan estupefactos, algo interesante has hecho seguro.

Desde aquí solo puedo decir una cosa: “Estén atentos, y espero que les guste el show” (aburrido no está siendo, eso está claro).

Y una advertencia: “Todo lo que pueda ver NO esta siendo realizado por profesionales… pero por su propia seguridad no lo repita en casa”.

showtime

<It’s showtime…>