<El camino de la creación y la evolución… la lucha por la supremacía>

Como jugar a ser un dios y no morir en el intento… Para todos aquellos que necesitamos satisfacer nuestras inquietudes como creador, jefe tribal, presidente, emperador, viajero espacial… un nuevo videojuego, ¡Spore!.

Es lo nuevo de Maxis (creadores de los Sims) y ciertamente engancha como pocos videojuegos pueden enganchar.

Basicamente es un emulador de vida y evolución… empezando como una simple célula y pasando por diferentes fases (criatura, tribu, civilización, e imperio espacial). Los comienzos son bien sencillos, y conforme avanzas la dificultad aumenta exponencialmente. Fantástico el hecho de que simples decisiones tomadas como célula o criatura afecten en todas las etapas sucesivas… decisiones que parecen irrelevantes pero que tienen efectos irreversibles.

Infinitas posibilidades pués, para un videojuego que lleva a los emuladores de vida real a su quintaesencia… Os desafío a que os atrevais con él.

Mi raza montaraciana del planeta Gémini se encuentra ya en los albores de la era espacial: Criatura carnívora y depredadora en sus orígenes, pero más social en las etapas sucesivas y con un profundo cáracter religioso.

Que cosas… si es que es casi imposible llevar el rumbo de tu raza por donde relamente quieres… Debe ser dificil ser un dios (de la religión o filosofía que sea).

<He aquí la evolución de la honorable raza montaraciana>