< Porque corre nuestra sangre por vuestras tripas…>

Esta ha sido la semana de los conciertos… primero Pereza, después Amaral, y para terminar Delinqüentes. Uno pagando, los otros gratis… eso es lo de menos ya que siempre se disfruta y los artistas lo dan todo del mismo modo sobre el escenario.

La mayoria sabemos lo que se siente como público (¿quien no ha ido a algun concierto en su vida?)… los nervios antes de empezar, la explosión de júbilo cuando entran al escenario, la emoción cuando cantan la primera canción, la sorpresa cuando versionan alguna canción o hacen algo inesperado… todo medido dependiendo de cuanto nos guste el grupo o artista en cuestión.

Pero la cuestión es… ¿qué se siente cuando se está sobre el escenario, cuando miles de personas gritan ante tu entrada triunfal, cuando todos cantan tus canciones, cuando corean cada estupidez que se te ocurre soltar por la boca…?. Debes sentirte como un dios que se aparece a los pobre mortales desde lo alto del Olimpo.

Dicen que nuestro estado es aconfesional y cada vez es mayor el número de ateos… pero parece que simplemente hemos cambiado nuestros idolos por otros cuya voz podemos escuchar en nuestro pc o mp3, y a los que casi podemos tocar cuando vamos a sus conciertos.

Y yo solo puedo decir… ¡que viva la música!.

< Los bichos que nacen de los claveles…>