<Dulce magnetismo… dos cargas opuestas buscando lo mismo>

Una vez más encuentro la inspiración en la música, sin duda la forma de arte que más sensaciones provoca… recuerdos, emociones, reflexiones… capaz de provocarnos un suspiro, una mueca de disgusto, una sonrisa.

Tal y como prometí, dejo a Los Piratas y a Ivan Ferreiro aparcados un poco… para usar como herramienta en este humilde cuaderno de reflexiones a un genio entre los cantautores… Jorge Drexler.

Me gustaría comenzar puntualizando que no le tengo demasiado aprecio al género de cantautores (como todo el que me conoce un poco debe saber), así que por favor que nadie me mencione a Ismael Serrano (número uno en mi lista negra) y compañía. Jorge Drexler sin embargo es diferente, un genio que va más allá de su guitarra, capaz de innovar y componer melodias sencillamente geniales. Las letras son otra historia… no se como lo hace pero es capaz usar palabras muy rebuscadas y de trasmitir un mensaje que en boca (o mano) de otro podría parecer pastoso, pero que se clava en nuestro cerebro como si fuera lo más natural del mundo.

Hace poco alguien me comentó que le gustaba mucho mi forma de escribir… pues bien… la mano (y mente) de Jorge Drexler si que escribe de verdad.

Y después de mucho dar vueltas y revueltas sn comenzar siquiera a hablar del tema en cuestión… allá vamos. Trataré de ser breve para compensar un poco el rollo que acabo de soltar previamente.

Deseo… ¿como separar amor y deseo?. Por primera vez en mucho tiempo creo (y remarco que creo) que tengo la respuesta a una pregunta: No se pueden separar porque están visiblemente relacionadas. Es como en la teoria de los conjuntos que cuando eramos crios nos enseñaban en mates… El conjunto de mayor tamaño es el deseo, y dentro de él hay un conjunto más pequeño que corresponde al amor. No se si me explico bien, pero lo que quiero trasmitir es que es imposible que haya amor sin deseo, aunque hay mucho deseo carente de amor.

¿Cual es el por qué del deseo?, ¿qué nos hace sentirnos atraidos por una persona tras solo un vistazo o mirada?, ¿por qué otras veces tarda más en llegar el deseo (pero si que llega)?. Quizá sea una reacción química, o magnética como dice Drexler… pero lo cierto es que está en todas partes, aunque a veces tratemos de disimularlo (por vergüenza, por el que diran, por estar con alguien…). El deseo es una emoción que se puede sentir por varias (muchas en realidad) personas a la vez, mientras que en el conjunto del amor solo se puede introducir a una sola persona (cada vez).

Al fin y al cabo, que podemos hacer para resistirnos (salvo disimular)… somos“dos cargas opuestas buscando lo mismo”.

Esta vez dejo no me limito a dejar el audio, sino que os dejo el video de un directo (creo que en Santiago de Chile) verdaderamente fantástico:

<Deseo… mire donde mire te veo>