Descartes


<Esto no va sobre el filósofo…
aunque a él también lo descartaría>


Esta entrada será breve… iba a publicar un borrador que tenía medio hecho pero finalmente lo he descartado, y por paradójico que parezca, el hecho en sí ha inspirado un nuevo tema… los descartes.

Continuamente descartamos cosas, posibilidades, personas… y todos hemos sido descartados muchas veces (y seguiremos siendo descartados). A veces son cosas materiales, como nuestro sucio coche viejo por un reluciente coche nuevo, nuestro lento detestable portatil por uno de nueva generación, el movil que en dos llamadas se queda sin batería por uno tribanda y tecnología 3G, la cámara de fotos que hace parecer nuestras cabezas un pixel gigante por una de 3 millones de MPx, el juguete que tanto nos gustaba cuando eramos crios… Otras veces nuestros descartes son caminos en nuestra vida, como rechazar un trabajo en otra ciudad o en el extranjero, o dejar el actual trabajo para coger uno lejos, o dejar una carrera universitaria para seguir tu sueño, o también el no hacerlo… Y también descartamos continuamente a personas, como el novio/a de hace tanto tiempo, el rollete que no va a más, el amigo del que estamos cansados, el socio con el que ya no cuajas… Pero nada duele más que cuando nosotros somos los descartados, poniendonos enfrente de cualquiera de los casos anteriores… Pero los descartes son ley de vida.

Ultimamente estoy viviendo una época de descartes… de descartar y de ser descartado. No me preocupa, pues es un ciclo en el que nos encontramos inmersos y pertenecer en él es inevitable.

Y viendolo desde un punto de vista positivo… si a veces no fueramos descartados… ¿no dejaríamos de valorar cuando por contra somos aceptados?.

<Al menos hay cosas que no parecen caducar… hay que agarrarse a ellas>