Niebla

<La niebla representa muchas cosas…>

Quien esta noche haya salido al exterior en Cádiz habrá visto como espectacularmente una casi impenetrable niebla lo cubría todo… Al menos es lo que he visto yo, aunque la foto está “sutilmente” retocada (siempre caigo en la tentación del photoshop).

Y este bello velo blanco me hizo pensar… “Me gusta la niebla” (profundo ¿eh?).

Pero no siempre y no a todos trasmite la misma sensación… La niebla suele simbolizar lo desconocido, porque reduce nuestro campo de visión hasta el punto que a veces no podemos ver más allá de nuestros propios brazos. Puede ocultar monstruosidades para una mente temerosa, puede calar hasta los huesos al desabrigado, puede desorientar y extraviar al viajero, y hasta puede llevar al mismísimo Rey Arturo a la isla de Avalon (en vez de a la isla de las manzanas).

El problema para un soñador es que puede hacer todas esas cosas a la vez… Me oculta abominaciones que gritan y gruñen a metros de distancia, mientras mis huesos calan al no haberme abrigado ensimismado, y hacen que me pierda en ella, a veces llevandome a donde en Britania llamaban El Reino de las Hadas.

<Pero recuerda que además de bella, la niebla es traicionera>